Turbulencias en el camino

Artículo publicado por José Alberto León Alonso en El Día el 14/07/2015.

Los desempleados inscritos en Canarias en el INEM en el mes de junio de 2015 ascendieron a 248.223 personas, con una disminución de 3.718 desempleados registrados respecto al mes anterior y de 21.836 personas respecto a junio de 2014. Pese a la importancia mediática que erróneamente se le concede, la estadística de paro registrado no es demasiado relevante para el análisis de coyuntura económica, ya que en la práctica no todos los que demandan trabajo se registran en las oficinas de empleo, ni todos los inscritos buscan activamente empleo, pues algunos trabajan en la economía sumergida y otros buscan otra serie de beneficios sociales que obligan a la inscripción. La estadística que muestra la realidad del desempleo en España es la Encuesta de Población Activa, y dice que en el primer trimestre de 2015 en Canarias existían 343.500 parados, unos noventa y cinco mil más que los marca el paro registrado.

La variación en el número de afiliados a la Seguridad Social sí que es relevante para constatar la evolución mensual de nuestro mercado de trabajo. El número de afiliados en el mes de junio de 2015 en Canarias disminuyó en 75 personas en comparación con el mes anterior, y en 28.747 personas si se compara con el mes de junio de 2014, alcanzando la cifra de 693.214 afiliados. No parece un gran dato, pero el mes de junio tradicionalmente es negativo para el empleo en Canarias. No en vano, el empleo ha aumentado en ese mes únicamente en dos de los últimos diez años. Como se observa en el gráfico adjunto, la tasa de crecimiento interanual de la afiliación se ha incrementado desde el 3,7% del primer trimestre del año hasta el 4,3% del segundo, continuando la positiva tendencia hacia la aceleración en el ritmo de creación de empleo. Estas tasas de crecimiento del empleo y otros indicadores adelantados sugieren que la economía canaria está creciendo a tasas anuales superiores al 3%.

En el conjunto de España, los cotizantes a la Seguridad Social han avanzado en 35.085 personas en junio. En junio los afiliados a la Seguridad Social ascendieron a 17.256.395, un 3,4% más que en el mismo mes del año pasado. En términos desestacionalizados, los que eliminan las distorsiones del calendario laboral, los inscritos en la Seguridad Social sufren un retroceso por primera vez en los últimos 23 meses, ya que en junio cayó en 2.104 personas. Un dato no hace tendencia, pero de confirmarse durante los próximos meses la economía podría haber alcanzado su pico de crecimiento en este segundo trimestre del año.

Como decía el mes pasado, parte del actual crecimiento se debe a factores coyunturales externos, como la bajada de los precios del petróleo, así como la abundante liquidez y bajos tipos de interés por la inyección monetaria del Banco Central Europeo. Y los factores externos comienzan a torcerse. La economía americana y la china están sufriendo un parón, la primera, y una ralentización, la segunda, lo que en unos meses repercutirá en la nuestra. Las turbulencias en la bolsa china son muy preocupantes, ya que la explosión de una o varias de las burbujas que la aquejan (inmobiliaria, crediticia y bursátil) podría gripar a la economía mundial. China si es un problema y no Grecia, cuya desmesurada relevancia mediática resulta cansina. Grecia ya no representa una amenaza seria para el resto de Europa, dado el nuevo poder de intervención en el mercado con el que cuenta el Banco Central Europeo. No es más que un hijo toxicómano que reclama constantemente dinero para drogas a su familia, coaccionándola con incendiar la casa común si no se lo entregan. La solución no consiste en seguir facilitándoselo, sino convencerlo para que ingrese en un centro de desintoxicación… o echarlo de casa, pero mucho me temo que nuestros líderes no harán ni una cosa ni otra, y dentro de unos pocos meses o años volveremos a vernos en la misma situación otra vez, porque ya llevamos dos rescates y una quita y nada ha cambiado.